Tu lado índigo… ¿por qué no?

Ago 21, 2010 no hay comentarios por

Hoy en día se habla de los “niños índigo” para describir a los niños hiperactivos, intuitivos, irreverentes y con un enorme sentido crítico y de análisis. Los que respaldan la corriente de la “nueva era”, alegan que es una condición innata, mientras que los científicos explican que es una condición aprendida, a partir de la gran cantidad de estimulaciones que existen hoy, que no existían antes.

La verdad no es el tema de este artículo. Lo que si sé es que cuando era niño, mi tía Aurora me bautizó “Gabriel por qué” y mi papá y mis abuelos le compraron el término al instante. No sé si era porque yo era un niño índigo, porque en esa época no se hablaba del término, lo que si era cierto es que cada vez que yo preguntaba algo, alguien de mi familia automáticamente temblaba, porque sabían que inmediatamente después de la explicación, el seguimiento sería un conjunto más de preguntas y su correspondiente ¿y por qué?

Sólo imagínate al chamo preguntando ¿Y por qué superman vuela y yo no puedo? – Porque superman es un superhéroe y tú no. – ¿Y por qué yo no puedo ser un súper héroe? – Porque superman nació en Kryptón y tú no – ¿Y hay algún lugar donde la gente vuela aunque no sea de kryptón? – Ufff y  agárrate porque la preguntadera iba en patines y en bajada…

Hoy en día, vaya que me ha servido esa curiosidad, que tuvo el permiso de desarrollarse a medida que obtuve respuesta a mis preguntas de niño.  Simplemente sería imposible ser un emprendedor, sin esa capacidad de hacerse preguntas, de cuestionar el mundo, de preguntarse cómo es posible hacer algo que la mayoría de la gente dice que no se puede.

Hace algunos días me tocó firmar un documento legal. El abogado de mi contraparte me envía el contrato y mientras lo leía antes de mandárselo a mi abogado, observé algunos detalles en la redacción que no me cuadraban.  Una persona que estaba conmigo me decía: “Si el abogado lo escribió así, déjalo así, porque debe ser la forma legal de escribirlo, uno no es abogado para saberlo”.

Nunca nada me ha crispado más el cuerpo, que alguien me diga “eso debe ser así, mira que por algo lo pusieron así”. Es como si se desatara automáticamente dentro de mí una furia reporteril que debe encontrar “el porque”. Efectivamente cuando se lo mandé a mi abogado,  me envió una serie de correcciones entre las cuales estaban las que yo señalé y que no se trataban de tecnicismos legales, sino de errores lógicos asociados a la forma de redactar en castellano.

No era un asunto de ego, ni de irrespeto a la profesión del otro. Simplemente, es que jamás compro una idea porque si, ni acepto que algo es imposible porque si, ni me quedo de brazos cruzados sin intentar una forma alterna de hacerlo,  ni me quedo tranquilo esperando a que algo suceda.

Por experiencia he descubierto viendo a gente emprendedora, que esa es la vena del soñador, de todo el que quiere lograr un proyecto, de todo el que ha descubierto algo nuevo, del que ha inventado una nueva forma de hacer las cosas. Esa es la estructura mental y emocional de los Steve Jobs (Apple), de los Richard Branson (Virgin) de las Serena Williams (Tenis) o de los Eminem (Rap). No se conforman con el status quo, no aceptan la imposición de reglas a priori, no compran doctrinas políticas o religiosas por fanatismo, no siguen causas sólo por moda.

Esa gente “índiga” sin importar si son niños, o adultos, se dan el permiso de ser curiosos, se quitan la pena de preguntar, se atreven a romper el convencionalismo y proponer opciones, son capaces de proponer alternativas a las tradiciones y su cerebro cuando mira el mundo no lo acepta ciegamente, sino que se pregunta es esta la mejor forma o la forma que me hace feliz hacerlo. Esa gente no es rebelde por llevar la contraria o por atropellar a otros, simplemente cuando no “creen” ellos crean…

Cuando el mundo dice “porque no” ellos dicen ¿Por qué no? Y proponen algo nuevo… De allí han salido los empresarios sin título universitario, los que hacen dinero por internet, los que logran la pareja soñada sin ser Adonis o barbies, los que capitalizan sus sueños cuando la mayoría cree son demasiado viejos, jóvenes, bajos de estatura, pobres o ilusos…

¿Y tú que tanto estás dejando salir tu lado índigo?

Nos vemos en cada sueño por construir

Gabriel Ruda – Conferencista internacional

Sígueme en twitter

Únete a mi grupo en facebook

Motivación y Enfoque

Acerca del autor

Visita www.gabrielruda.com para conocer el lado del conferencista, contratarlo o recomendarlo para tu próxima convención, lanzamiento o evento de capacitación.

No hay respuestas en “Tu lado índigo… ¿por qué no?”

Deja un comentario