Sentimiento de Culpa

Abr 25, 2012 3 Comentarios por

¿Alguna vez has sentido que no hallas qué hacer, entre tantas demandas de apoyo, cariño y/o dedicación por parte de la gente que está a tu alrededor?

 

Durante muchos años hemos querido complacer a mucha gente, aún a costa de nuestra necesidades. Nos cuesta tanto encontrar nuestra felicidad, porque son tantas las personas que queremos que estén bien con nuestro actuar, que terminamos estresados, cansados y probablemente frustrados!

 

Creemos que locos son los que están en el hospital psiquiátrico, pero nosotros a veces nos comportamos igual, porque es simplemente imposible complacer a mamá, papá, pareja, hijos, amigos, entorno social, trabajo y encima a nosotros mismos. 

Con frecuencia nuestra agenda está cargada de prioridades que son de otros, mientras nuestro anhelo está en hacer otra cosa. Cedemos con tal de no hacer sentir mal a los demás, porque la culpa pesa tanto como una cruz. Incluso a veces nos dejamos manipular y terminamos cargando esa cruz por años, haciendo o estando sólo para complacer…

 

Cuando la vida nos pone en esas encrucijadas donde hay varias opciones y pensamos primero, segundo, tercero… en los otros y de último en nosotros, disfrazamos la “autotraición” a lo que sentimos, de un “falso amor” que accede con una sonrisa, pero  lleno de “culpa”. El símil, es como si lijáramos y pintáramos la capa superficial de una pared, que tiene una profunda filtración. Obviamente a nivel emocional, ese envase tiene una etiqueta que no quisimos ver y que decía: “Funciona temporalmente, para las personas que dicen: Es preferible que me trague lo que siento, con tal de mantener la armonía y evitar conflictos… No tiene efectos duraderos…”

 

Como sabes, tarde o temprano la filtración vuelve a salir y casi siempre con daños más profundos a la estructura (tú)… Lo cual si persiste en el tiempo, se diagnostica en: dolencias, enfermedad o peor aún… el signo zodiacal que va del 22 de junio al 21 de Julio.

 

Hay cosas que pudimos hacer mejor y tal vez hasta hubo una voz en nuestra cabeza que nos hizo advertencias que no escuchamos… al final que importa! Ya quedó en el pasado! Sólo nos queda este momento “hoy” y la ilusión de un posible mañana que nadie tiene garantizado… Proponte hacerlo distinto, aprender la lección y perdonarte por lo que no supiste hacer mejor… En tus relaciones, el futuro castrado por el pasado o por el silencio ante lo que sentimos en el presente, es una condena a vivir muerto en vida… Definitivamente es un lujo que yo no puedo permitirme…

 

Es imposible encontrar la felicidad, sin un sentido de importancia que también contemple lo que sientes y deseas… Por eso la pregunta para ti en tus dilemas actuales es: Independientemente de los demás: ¿Qué quieres hacer tú? Si está claro ¿Qué esperas para hablar de tus prioridades? Y si no está claro ¿Qué esperas para aclararlo?

 Se lo más flexible que puedas, dale lo mejor a los demás, pero ser bueno con otros a costa de ser malo(a) contigo, es un extremo masoquista, no precisamente amoroso…

Expresa lo que sientes con la mejor amabilidad, pero acepta que hay cosas que son como son… punto. Pueden suavizarse, pero nunca volverse frases bonitas. Si no quiero seguir haciendo “X”, no me siento bien con algo, no me siento compensado(a) en lo que recibo por lo que doy… No hay momento oportuno, ni forma de decirlo sin incomodar. Asume tu adultez para poner límites y conversar acerca de esto.

En mi caso, mi acuerdo conmigo es:

“NO puedo pasar por encima de mí para hacerte feliz a ti (cualquiera)”… Puedo buscar el punto medio, incluso hay momentos en que puede no importarme ceder y hasta disfrutarlo, pero no esperes que lo haga siempre y menos con lo que es trascendente en mi vida.

Elige hacer una pausa desde la conciencia y aclararte. No te dejes presionar, ni tomes decisiones basadas sólo en la razón, especialmente cuando tu intuición siente que algo no le cuadra. Tu sentir no siempre sabe cómo expresar lo que quiere, pero si sabe lo que no quiere. Respétalo!

 

Tal vez termines llorando al tener que poner límites que antes cedías, quizás te cueste un mundo alejarte de alguien o algo que fue importante. Es posible que sientas algo de pesadez al decirlo, pero al soltarlo, sentirás como si te hubieses quitado un peso de encima. Al colocar lo que sientes como prioridad, estarás en paz con el único accesorio que podrás romper, pero siempre te toparás con uno en tu camino para recordarte lo que llevas dentro: El Espejo…

 

Recuerda que todos los cambios internos requiere auto entrenamiento, tiempo, proceso y paciencia… Si sientes que no puedes solo(a), busca un terapéuta o coach que te ayude a fortalecer la determinación y/o la claridad que necesitas. Muévete!

 

Uno de los mandamientos de la Biblia dice: Ama a tu prójimo como a ti mismo… NO dice más que a ti mismo! El límite a los sentimientos de culpa, para negociar hasta donde puedes ceder tus prioridades, sólo podrás ponerlo tú!

 

¿Qué opinas de esto? Espero tus comentarios abajo. Si te gustó compártelo en tus redes sociales…

 

Nos vemos en cada sueño por construir.

 

Gabriel Ruda – Conferencista Internacional

Twitter: @gabrielruda.com

Página web: www.gabrielruda.com

P.D. Si no sabes a quién buscar como asesor, puedo recomendarte a alguien, no importa dónde estés… escríbeme a través de mi página.

Familia y Relaciones, Motivación y Enfoque

Acerca del autor

Visita www.gabrielruda.com para conocer el lado del conferencista, contratarlo o recomendarlo para tu próxima convención, lanzamiento o evento de capacitación.

3 Respuestas to “Sentimiento de Culpa”

  1. yvonne granados says:

    Hermosa reflexión. Me ha tocado verdaderamente, ha llegado el momento de pensar en mí y considerar mis decisiones para mi bienestar y felicidad. Ahora estoy segura de que estoy en el camino correcto. Un abrazo!

  2. AMALIA DELGADO says:

    LA SOCIEDAD TE ENSEÑA QUE PARA SER BUENO Y ACEPTADO DEBES COMPLACER A LOS DEMAS Y SI PIENSAS PRIMERO EN TI ERES UN EGOISTA, NO ES UNA ACTITUD SANA NO TE DEJA CONOCERTE A TI MISMO , APRENDES A POSTERGAR TUS PRIORIDADES POR LA DE LOS DEMAS, Y ESO TE ENFERMA. DEBE EXISTIR UN EQUILIBRIO, SI SOY FELIZ , MI ACTITUD AYUDA A LOS DEMAS. GRACIAS POR AYUDARME A RATIFICARLO .

  3. WENDOLINE says:

    Estimado Gabriel el escrito que presentas me remonta a aquella oración gestantica de fritz perls y podría concluirlo en lo siguiente: la necesidad de pertenecer a algo o alguien hace que dejes de ser tu mismo y tus prioridades queden de lado, sin embargo como bien lo refieres tiene que ver con la falta de madurez y responsabilidad por asumir nuestros actos.

    Si bien es cierto que resulta dificil perder esa comodidad que tenemos al delegar la responsabilidad a los demás sobre nuestros actos, poder reencontrarnos y asumir lo que nos corresponde nos proporciona crecimiento y madurez.

    Por otra parte, es importante tomar en cuenta lo que los demás comentan sobre nosotros sin embargo, los objetivos personales deberán de estar claros para guiarnos y no perderlos , aun si esto parece ser una actitud egoista.

    Gracias y tomare algunas ideas para recordar.

Deja un comentario