Reflexión para criar a los hijos…

Mar 05, 2012 no hay comentarios por

A continuación, compartiré una de las respuestas que compartí con la destacada periodista Victoria Urdaneta Twitter: @sisepuedevu para una entrevista que me hizo en su Columna del diario La Voz en Venezuela. Espera pronto el resto de la entrevista… 

V.U: Gabriel, tú fuiste Psicólogo de la Selección Nacional de Baloncesto de Venezuela y uno de los proyectos que estás llevando a cabo es desarrollar adolescentes y padres como equipos en la familia. Además de la disciplina y el seguimiento de reglas, la perseverancia y la sana competencia… ¿Qué otros aspectos del deporte se pueden aplicar a la vida diaria, en la crianza de los niños?

 

G.R. Podría mencionar muchos aspectos del deporte que se aplican a la crianza de los hijos, pero para efectos de este espacio, enfatizaría en: la “ejecución desde la pasión personal por los resultados” y el “Fair Play o juego justo”.

 

Con relación al primer punto, la vida al igual que el deporte se compone de actividades que nos gustan y actividades que nos disgustan. En el baloncesto nos gustan los lanzamientos de 3 puntos, los pases de fantasía y por supuesto las clavadas (volcadas) irreverentes. Sin embargo, hay actividades detrás de todo esto, como el trabajo cardiovascular, el entrenamiento muscular, la práctica de la defensa, las sesiones de análisis de videos que no siempre son tan populares, pero que son necesarias para lograr aquello que un equipo necesita: ganar partidos.

 

Los grandes jugadores, aquellos que se convierten en atletas integrales que trascienden, son aquellos que pueden crear un balance entre lo que les gusta hacer y lo que no les gusta tanto en su disciplina. Ellos aprenden que ambas actividades son necesarias para crecer profesionalmente, mejorar su rendimiento, aumentar sus ganancias monetarias, ganar torneos y trascender a su época productiva como jugador.

 

Igualmente los niños tienen actividades que les gustan y actividades que no. El reto de los padres está en encontrar qué es aquello que el niño sueña y quiere lograr, para mantener vigente esa visión. Luego, sutilmente persuadir al niño (con paciencia y constancia) para que encuentre la “pasión detrás de lo que aparentemente no le gusta”, manteniendo el foco en aquello que anhela o que es importante para su mejora y su crecimiento.

 

Fíjate que dije persuadir para que lo encuentre / lo entienda, no dije convencer e hice énfasis en la paciencia. Si se tratara de convencer, podría haber una manipulación para que los padres impongan su punto de vista. Aquí no se trata de eso. Se trata de lograr que el niño encuentre sus propias razones y lo haga desde su propia motivación, aunque al principio pudiera ser ligeramente empujado por sus padres. Los niños siempre podrán discutir lo que mamá/papá dice, pero difícilmente podrán argumentar algo si se usan sus propias palabras, gustos, intereses, etc.

 

Por ejemplo, un padre podría apoyar al niño a interesarse más por estudiar inglés, usando como impulso el aprender a cantar sus canciones favoritas en ese idioma o visualizar viajar cuando sea grande a un país que le gusta. otro ejemplo puede ser: Llevarle a anhelar ser un profesional bien pagado(a) en el área que le llama la atención y potenciar su interés por las matemáticas, sabiendo que es la forma de manejar mejor el dinero que le pagarán a futuro, sabiendo cómo invertirlo y multiplicarlo, etc. Las opciones son muchas, pero los padres necesitan: dedicar tiempo a conocer a sus hijos y usar su creatividad…

 

Todos tenemos el reto de hacer con más ánimo ciertas actividades, el asunto es encontrar el lado apasionante de estas. Por ejemplo, ir al gimnasio a alzar pesas no es apasionante, pero si me digo a mi mismo: “Voy al gimnasio porque me quiero sentirme más enérgico, quiero conocer alguna chica para tener una pareja, verme mejor en el espejo, bajar una talla de ropa y hacer nuevos amigos… el asunto cambia!

 

El Segundo punto: El “Fair Play o juego justo”, es enseñarle al niño que la trampa siempre tiene altas probabilidades de ser descubierta y la deshonestidad es un boomerang que siempre regresa a nosotros. Tal es el caso de atletas que ganaron reconocimiento público, pero usaron sustancias prohibidas o realizaron apuestas ilegales y hoy en día sus posibilidades de ser exaltados al salón de la fama o de seguir practicando ese deporte son casi nulas…

 

Venezuela en un país, donde se ha creado un inconsciente colectivo que aplaude el mejoramiento del estatus material, muchas veces sin cuestionar los medios para hacerlo… Incluso a veces sabiendo que el logro es de procedencia tramposa, tristemente hay quien se atreve a decir “fue pilas y supo aprovechar las oportunidades”.

 

Parece muy simple, pero el niño cuyos padres se ríen de sus trampas jugando “ludo”, está criándose como alguien que potencialmente romperá reglas más importantes en su adultez… El mensaje silente que le dieron fue: “hacer trampa no sólo es válido, sino que además es gracioso”.

 

Aunque suene cursi decirlo, si el valor del “juego limpio” no se renueva, como padres estamos contribuyendo a potenciar países de ladrones, corruptos y hasta asesinos! La metáfora de la trampa en el ludo cuando se es niño, hacia la vida cuando se es adultos se resume en: “importa el fin no los medios”. En ese lote está: el médico operando a tus familiares sin ser necesario, el mecánico cambiándote las piezas de tu carro aunque estén en buen estado, el vecino que administra el condominio y se roba la plata o el empleado público complicándote trámites simples para poder cobrarte un “peaje”. ¿Es ese el país para el que quieres prestarte como padre/madre? Parece mentira, pero todo comienza en casa…

 

Lamentablemente el espacio es muy corto para ahondar psicológica y sociológicamente en el tema, pero gran parte de la delincuencia que tenemos, es parte de un círculo vicioso que se ha generado por “trampas” que van y vienen dentro de todo el sistema social. Nos guste o no, el trabajo no es sólo de un gobierno, depende de la crianza que damos a los chamacos…

Lic. Gabriel Ruda – Conferencista Internacional

Twitter: @gabrielruda

 

Actualidad y cotidianidad, Familia y Relaciones

Acerca del autor

Visita www.gabrielruda.com para conocer el lado del conferencista, contratarlo o recomendarlo para tu próxima convención, lanzamiento o evento de capacitación.

No hay respuestas en “Reflexión para criar a los hijos…”

Deja un comentario