La Crítica y Autocrítica del Coach

Ago 18, 2014 6 Comentarios por

A diario veo toda la cantidad de información y filosofía que hay en páginas, blogs, redes sociales y tengo la sensación de que los Coaches, Consultores y Facilitadores se han multiplicado más que conejos en Okunoshima (Isla de los Conejos).

 

Eso no es bueno, ni malo. Simplemente que ante tanta gente dando consejos o vendiéndose como expertos, cabe preguntarse: ¿Cómo aprender a diferenciar los pensadores responsables, útiles y serios, de los filósofos y consejeros de un solo libro?

 

Algunas preguntas que yo me hago son: ¿Esta información tiene hechos o estudios para ser considerada sólida? ¿Muestra “pasos aplicables” y no sólo teoría? ¿Su contenido es preciso (no divaga), y a la vez puede ser utilizado por diferentes tipos de personas? ¿En qué medida quien escribió, demuestra que conoce bien “la realidad y el sentir” de quienes les interesa el tema?

 

Cuéntame qué criterios usas tú para filtrar información, al final del artículo 🙂

 

Creo que todo el mundo tiene derecho a escribir y hablar de lo que le parezca, cómo le parezca… Excepto cuando se define como experto(a), asesor(a) o coach de otros. Allí, sigue teniendo el mismo derecho, pero tiene el deber de ser profesionalmente responsable, ético y utilitario con lo que propone…

 

Primero por respeto a las personas que ejercen ese mismo trabajo. Segundo, por consideración con los lectores o clientes que confían en su criterio.

 

Por eso le preguntaría a quien se define como asesor(a) o coach:

 

1) ¿Te ilustras con diferentes fuentes respetables de un tema antes de asesorar / escribir? NO es suficiente revisar superficialmente uno o dos libros y tomar un curso (o certificación), para decir que tienes un criterio amplio.

 

2) ¿Entiendes que no basta sólo haber leído del tema? ¿Tienes suficiente experiencia vivencial, para hablar de esos “hechos y situaciones” con propiedad?

 

3) El ser humano es complejo y tu experiencia no es única, por tanto ¿Haces preguntas que guíen con veracidad al otro a encontrar su camino, en vez de pretender dar respuestas propias como únicas?

 

4) ¿Consideras que aunque tus puntos de vista pueden ser contundentes, es mejor hablar de forma condicional (ejm. Es posible, Tal vez, Quizás, Puede que, etc), porque no todas las situaciones y contextos son iguales?

 

5) ¿Te preocupas por conocer mejor al target de personas a quienes quieres estimular?.  Tal vez sea un ejemplo extremo, pero cuando das sugerencias fuera de contexto, es como: “Hablarle a niños de Somalia, de su potencial de estudiar y comerse el mundo, cuando ni siquiera saben qué van a comer en los próximos días o si van a ser comidos por un animal salvaje…”

 

6) La más obvia… ¿Recomiendas sólo aquello que: has probado, te lo crees y en verdad lo practicas…? 

 

Si de seguir coaches se trata, hay que aprender a filtrar a la gente brillante, de la gente que es “filósofa sin bases”. Quien busca asesoría, espera resultados… No espera sólo teorías altisonantes, ni sólo palabras bonitas… 

 

Para lograr esos resultados, hace falta sentido crítico al buscar quién nos da herramientas y definitivamente mucha autocrítica honesta y positiva, si se quiere ser un(a) guía al aportarlas…

 

Es un trabajo que “nos” toca, todos los días…

 

¿Qué opinas? Espero tus comentarios más abajo. 🙂

 

Gabriel Ruda – Conferencista Internacional

www.gabrielruda.com – Sígueme en Facebook, Twitter o Instagram como GABRIEL RUDA PINO

Aprendizaje Dinámico

Acerca del autor

Visita www.gabrielruda.com para conocer el lado del conferencista, contratarlo o recomendarlo para tu próxima convención, lanzamiento o evento de capacitación.

6 Respuestas to “La Crítica y Autocrítica del Coach”

  1. Meury Rosales says:

    Hola Gabriel. ¿Cómo estás? ¿Cómo sigue tu papá?
    Me parece interesante este tema. Hace poco hice una formación como Coach Vibracional con Francisco Giménez y me gusta mucho todo esto. Me parece que es de considerar todo lo que aquí expones, personalmente porque deseo seguir formándome en ésta área. Gracias…Saludos…

  2. Yajaira says:

    Buen día, tu artículo me parece útil para la reflexión. En mi caso particular no doy consejos en las redes sociales; soy Coach, egresada del Instituto Erich Berné y la Universidad Pedagógica Experimental Libertador de Venezuela. Pero de acuerdo a mi aprendizaje, sólo soy Coach en términos de ejercicio de esa profesión, para las personas que me eligen como su coach. Cada caso es un mundo particular que exige estudio, investigación y dedicación, especializada, orientada y orientadora. Lo demás son ejercicios reflexivos compartidos y casi siempre bien intencionados, que no deberían afectar a alguien en particular

  3. jacque says:

    Ciertamente, cuando me agrada algun tema de mejoramiento personal, empiezo por decoeficar, de donde viene? Como llego? En fin una serie de preguntas, certificando lo que tu dices, somos libres, pero respetando a todo aquel, no todos tienen la suficiente madurez, llevada de la mano de la profesionalizacion.

  4. BILKO says:

    Epale Gabo, excelente artículo, un llamado de atención para todos los que de alguna manera hacemos algo por el bienestar general.

    Me qudo con tarea, como siempre…

    Un abrazo y muchos éxitos para ti.-

  5. Elsa Bustacara says:

    Amigo. Cuando un coach da consejos, muestra sus propias experiencias, da recetas y fórmulas, es de todo menos coach. El coach es solo un compañero en el camino que te ayuda a través de preguntas poderosas, a encontrar dentro de ti basado en tu propio sistema de creencias, lo mejor que puedes ser y hacer de ti mismo.

    Ojala tu reflexión ayude a muchas personas receta de vida (risa) a ser más responsables de lo que hacen con los demás.

  6. Pedro Reyes says:

    Hola Gabriel excelente articulo muchas gracias por dar estas directrices o interrogantes que deben ser contestadas primeramente por quienes nos adentramos cada día en el mundo del poder ayudar a otros con nuestras vivencias y motivaciones.

Deja un comentario