Concurso cartas de amor…

Mar 22, 2012 no hay comentarios por

Esta es la carta que escribí para el Concurso Cartas de amor que auspició este año la empresa Ofica en Venezuela (mi cliente por cierto).

Es un concurso anual, fascinante, que da la oportunidad a escritores y no escritores, de dejar que su corazón le teclee al amor, a la pasión, la tristeza, el desamor, la rabia o a cualquier cosa que nazca de la relación con alguien o algo y lo comparta con otras personas.

Puedes entrar en www.concursocartasdeamor.com para ver las otras cartas de este y otros años. Es una lectura entretenida, reflexiva y sentida.

Ya que las cartas no seleccionadas, estarán fuera de su sitio web, aquí está mi carta. Igual me disfruté el espacio para escribirla y bendigo el proceso de haberlo hecho! Me conecté con el lado de mí que necesitaba una pausa intelectual.

¿Y tú, a qué o a quién le escribirías una carta de amor, con o sin concurso? Cuántas cosas que escribes se quedan en una gaveta o carpeta digital? ¿Cuántas cosas que piensas podrían ser escritas o expresadas?

Nos vemos en cada sueño por construir. Espero poder interactuar contigo 🙂

Gabriel Ruda – Conferencista Internacional

Amor en libertad… Aquí y ahora

Es imposible dejar de sentirte, sentirte a ciegas, sentirte en la luz tenue o cuando las luces giran por todo el lugar. Podría estar con los ojos vendados y aún así saber que estás, porque me basta sólo sentirte, para hacer que se electrifique hasta lo más recóndito de mi cuerpo.

Me enciendes y me apagas, me exprimes lágrimas de felicidad y me secas las lágrimas de tristeza. Me haces doler las mejillas de tanto reír y hasta eres capaz de dejarme en silencio… aún cuando tenga tanto por decir.

A veces me partes el corazón y rompiéndolo lo transformas, porque iluminas el lado oscuro de mí que tantas veces ha estado en la sombra. Tienes táctica, tienes estrategia, las planificas, las ejecutas y haces conmigo lo que te da la gana, como si el propio Benedetti te hubiese entrenado para hacerlo con dulzura y yo te hubiese dado todo un plan para romper mis barreras y mis defensas.

Eres simplemente hermosa, no hay palabras para describir cada uno de tus matices o esas ondas de tu silueta que me fascinan. Sabes cómo enamorarme y cómo desencantarme, porque sabes qué decirme, cómo decírmelo y a veces ni siquiera necesitas palabras…  No importa lo que pase, sólo tú sabes cómo lograr que siempre quiera volver a ti, aún cuando puedas llevarme de la euforia al hartazgo, de la novedad al cansancio…

Te amo tanto como se puede amar a Dios, pero sin blasfemias! Primero porque eres parte de su creación y segundo porque al amarte reconfirmo una y mil veces que él existe. Dios tiene claridad suficiente para saber que ocupa el sitial más especial en mi vida y la sabiduría no necesita comparar las cantidades del amar. De todas formas, ¿Cómo ponerse celoso de algo tan hermoso que él creó? Además amándote, es como si le amara a él doblemente… De cualquier manera, aunque nos empeñemos en creer que se puede… El amor verdadero no se puede cuantificar… sólo sentirse!

Eres ese orgasmo, aún cuando mi cuerpo ya no se mueve… Me exprimes el sudor, me mitigas el dolor y me desapareces el temor. Porque eres esos pocos momentos en que mi mente, mi pasión, mis movimientos, mi sexualidad, mi sensualidad y mi alma confluyen en el mismo sitio y además con plena conciencia. Aunque así lo parezca, eso no pasa todo el tiempo.

¿Estoy loco, estás loca? ¿Quién se atreve a sostener que un corazón enamorado es una locura y quién se atreve a sostener que no lo es? Al final da lo mismo! Definirlo, es meramente accesorio…

Si estamos locos, pues que así sea! Porque estás cuando me siento viejo y estás cuando me siento como un recién llegado al mundo, pues contigo siento que puedo ser todo a la vez, anciano, adulto, adolescente y niño. De cualquier manera, mientras te ame con los ojos abiertos y esta conciencia plena de lo que somos, me mantendré en la cordura.

Es imposible quererte sin que me falte el aire, sin que me duela el cuerpo a veces y sin que haya días en que no quiera verte… Sin embargo, es imposible negar que contigo siento que todo es posible… Porque el amarte como te amo, no tiene un precio que se pague en billetes rosados, azules, ni verdes… Es un esfuerzo que se consuma, son acciones que son visibles y gestos que desnudan lo feliz que soy cuando estamos juntos. 

Haces que mi soledad se vuelva plena, porque afuera estoy solo, pero adentro estoy conmigo, sintiéndote… sin importar que al frente haya una multitud o alrededor haya un grupo que hace lo mismo que yo.

Me has reconectado con el capítulo de la pareja soñando amor eterno, del héroe que no se doblega ante nada y del soñador mirando con pasión lo que para otros parece imposible… Simplemente gracias, porque este amor ha hecho que quiera vivir cada minuto como si no fuera a morirme nunca y aprovechar cada momento contigo como si no quedara más tiempo…  

Eres mi casa, la casa en la que quiero quedarme, la casa en la que siento que hay un hogar, porque es en esta casa donde puedo estar a mis anchas. Ahora bien, tranquila que no querré atarte! Te amo y respeto tanto tu espacio, que sería incapaz de coartar el tiempo que necesitas para estar con otras personas que te quieren. Alguien tan maravillosa como tú, no puede ser poseída egoístamente, ni anhelada celosamente. 

Querida música, querida danza… Gracias por enseñarme a conectarme conmigo y amar así de libre a la mujer que me acompaña… Para mí son un solo ser que me conecta con Dios y las ganas de vivir intensamente.  Como si no existiera nada más importante que SENTIR… AQUÍ Y AHORA!

Te amo

Gabo

Actualidad y cotidianidad, Familia y Relaciones

Acerca del autor

Visita www.gabrielruda.com para conocer el lado del conferencista, contratarlo o recomendarlo para tu próxima convención, lanzamiento o evento de capacitación.

No hay respuestas en “Concurso cartas de amor…”

Deja un comentario