¿Tu Liderazgo tiene “bases” sólidas?

Nov 15, 2011 no hay comentarios por

“No se puede construir un edificio, con las bases de una casa”.

En lo que va de año he volado más de 60.000 millas trabajando para diferentes clientes, especialmente en conferencias para hacer más impactante una convención, lanzamiento o reunión especial.

Creo firmemente en la capacitación y en las herramientas de desarrollo organizacional y personal. Puede variar el método, el estilo, la dinámica, los recursos, pero la esencia es la misma: sensibilizar a la gente para abrirse a los cambios, darles herramientas para que innoven en ciertos procesos, que mejoren su desempeño y renueven sus razones para comprometerse y apasionarse por sus resultados.

Si usáramos el negocio de “la construcción” como metáfora de lo nos piden, es una inversión en colocar bloques con mejor calidad, tener mezclas de cemento que generen un mejor fraguado, disponer de mejores tuberías de ventilación, gas y aguas, acelerar la construcción sin perder calidad y lo más importante: vender más apartamentos.

Ahora bien, tal como lo digo a nuestros clientes: ¿Qué pasa si invierto en todo esto, sin haber previsto que las bases donde estoy construyendo el edificio sean tratadas adecuadamente para evitar los embates de la humedad del suelo, el impacto de los movimientos telúricos y la resistencia a las condiciones climáticas.  ¿Qué va a pasar con ese edificio…? Es simple… lo invertido se va a perder.

“Las bases” de una organización, son sus métodos de trabajo, sus prácticas tradicionales, sus procesos administrativos, sus burocracias gerenciales y sus facilidades o complicaciones tecnológicas…

Si estas no se revisan, todo lo que se invierte en la gente para comprometerlos o desarrollarlos, sin importar que tan espectaculares o renombrados sean los consultores, se pierde! Es por eso que es mi deber ético advertirle al cliente qué otros aspectos hay que revisar, ya que la capacitación sola, no basta!

Algunos ejemplos de “situaciones incongruentes” en las que me ha tocado ir mucho más allá y revisar las “bases” han sido:

– Estimular la mejora para exceder resultados en la evaluación de desempeño, para luego aumentar los sueldos a discreción de los jefes…

– Capacitar a los vendedores con herramientas avanzadas de ventas, mientras hay rollos terribles de disponibilidad de producto, inefectividad en el despacho o la facturación…

– Tratar de crear una cultura de innovación, mientras se ataca duramente al que se equivoca (en vez de mostrarle el camino esperado), o se engavetan las  sugerencias dadas por la gente.

– Exigir mayor capacidad de respuesta a la gente de “customer service”, con políticas internas inflexibles…

– Pedir compromiso a la gente e incumplirle las promesas que se le realizan de bonos por desempeño, reintegro de sus gastos en la empresa, tiempo de vacaciones, etc.

Sé que estas son situaciones que a veces escapan de ti como líder y que tienes mil cosas de que preocuparte, sin embargo:

Cuando no nos ocupamos de los “problemas de las bases” que afectan la capacidad y motivación de la gente para resolver, tarde o temprano se frustran y dejan de dar lo mejor de sí… Tú sabes que aquello que la gente no pudo o no quiso resolver por los problemas de base, hace que los líderes tengan que dedicar más tiempo a labores operativas que no le corresponden…

Empieza por prestarle atención a tu gente, escuchando lo que pasa y sus ideas para resolverlo (seguro hay ideas muy buenas). Hay cosas que no podrás cambiar en la estructura, pero que al menos se vea tu intención de… Puede que la gente no se comprometa con la empresa, pero seguro se comprometerá contigo y hará las cosas por ti… Tú sabes que en empresas complejas eso ayuda y mucho…

¿Dónde están las incongruencias en tu área, entre lo que se pide a la gente y “las bases estructurales” que hay? ¿Cuándo vas a dedicar tiempo para escuchar lo que les afecta y conocer sus ideas? ¿Qué vas a hacer para que la empresa tome alguna acción?

Al líder se le paga por proponer soluciones que son para la mejora de la estructura…

Que el miedo y la comodidad no sean un freno!

Hay que poner los problemas de “base” sobre la mesa, con ideas para mejorar esos procesos y la ganancia de dedicarle tiempo a hacerlo. Lo que pasa con esas bases amenaza el crecimiento de la empresa, el desempeño ante la competencia y la fidelidad de quien paga nuestros salarios: El cliente. Insiste inteligentemente!

Si hace falta apoyo consultivo, para eso estamos nosotros!

Nos vemos en cada sueño por construir.

 

Gabriel Ruda – Conferencista Internacional

informacion@gabrielruda.com

Twitter: @gabrielruda

Liderazgo y Equipo

Acerca del autor

Visita www.gabrielruda.com para conocer el lado del conferencista, contratarlo o recomendarlo para tu próxima convención, lanzamiento o evento de capacitación.

No hay respuestas en “¿Tu Liderazgo tiene “bases” sólidas?”

Deja un comentario